FANDOM


Demonio que tiene la censurable costumbre de devorar los muertos. Su existencia ha sido disputada por polemistas más interesados en privar al mundo de creencias reconfortantes que de reemplazarlas por otras mejores. En 1640 el padre Sechi vio un vampiro en un cementerio y lo espantó con el signo de la cruz. Lo describe dotado de muchas cabezas y de un número extraordinario de piernas, y no dice que lo vio en más de un lugar al mismo tiempo.

El buen hombre venía de cenar y explica que si no hubiera estado "pesado de comida", habría atrapado al demonio contra todo riesgo. Unos robustos campesinos capturaron un vampiro en un cementerio y lo arrojaron en un bebedero de caballos. El agua se convirtió instantáneamente en sangre y así continúa hasta el día de hoy. Más tarde el bebedero fue drenado por medio de una zanja. Otro vampiro fue acorralado en la cripta de una catedral y la población entera rodeó el lugar. Veinte hombres armados con un sacerdote a la cabeza, llevando un crucifijo, entraron y capturaron al vampiro que, pensando escapar mediante una estratagema, había asumido el aspecto de un conocido ciudadano, lo que no impidió que lo ahorcaran y descuartizaran en medio de abominables orgías populares. El ciudadano cuya forma había asumido el demonio quedó tan afectado por el siniestro episodio, que no volvió a aparecer, y su destino sigue siendo un misterio.

Historia de los vampiros Editar

Vampiro

El mito de los vampiros puede haber llegado a su fin. Los que pueden haber acabado con el mito son dos físicos que aseguran que, en virtud de la progresión geométrica, un vampiro acabaría inmediatamente con sus suministros de alimentos.

Así, proponen un ejemplo: Supongamos que el primer vampiro hubiese hecho su aparición el 1 de enero de 1600, cuando sólo había en el mundo 536.870.911 habitantes. Pues bien, según los cálculos de los científicos antes citados ese vampiro, en pleno frenesí alimentario, podría haber acabado con la probalción mundial en dos años.

Sin embargo, hay otros científicos que creen que la cosa no es tan sencilla y que los cálculos no son los correctos. Otros opina que no han tenido en cuenta los ataques fallidos a causados por los crucifijos, las estacas, el agua bendita o el ajo, ni el hecho de que es probable que los vampiros puedan administrar sus recursos racionalmente. Otros que tampoco tienen fe en los argumentos de los primeros citados que tras estudiar en profundidad distintas epidemias de vampirismo en centroeuropa han llegado a la conclusión de que los nosferatu no son tan estúpidos como para agotar sus suministros y que, de hecho, podrían estar llevando a cabo un plan basado en una estrategia de succionamiento cíclico.

Esta última teoría parece convincente. Pero un reconocido economista, asegura que algo falla en lo expuesto: haber pensando en los seres humanos como en ganado a la espera de ser sacrificado.

Cómo matar un vampiro [1]Editar

Si visitáis Albania, matar a un vampiro es bastante fácil. Basta con atravesarle el corazón con una estaca. Sin embargo, en Baviera, para cargarse a un natchzehrer, hay que meterle una moneda en la boca y cortarle la cabeza con un hacha. Por lo que se ve, a más difícil pronunciación, más complejo es el ritual. En Bohemia, por el contrario, basta con enterrar a los ogoljen en un cruce y en Bulgaria, más poéticamente, un krvoijac muere cuando se le encadena a la tumba con rosas silvestres. Por tierras cretenses, las gentes dan cuenta de los kathakano hirviendo sus cabezas en vinagre mientras los griegos se contenta con quemar las testas de sus brukulacos. En Hungría, con los vampir funciona también lo de la estaca, pero siempre acompañado de un clavo bien metido en la sien. Los irlandeses, que en gaélico llaman al monstruo dearg-dul, apilan piedras sobre su tumba para que no pueda salir. Por el contrario, los macedonios abren el sarcófago y escaldan al vryolakas con aceite hirviendo. Después usan también el dichoso clavo, pero atacan al ombligo.

Los polacos han desarrollado un método preventivo. Cuando sospechan que un difunto puede volver sediento de sangre convertido en un upier, lo entierran boca abajo. En Prusia, el asunto es sencillo: basta esparcir unas semillas de amapola sobre la tumba donde duerme el gierach para que éste no vuelva a levantarse. Resulta lógico que, en Rumanía, la vieja patria del vampiro, que allí llaman strigoiul, se hayan desarrollado las técnicas más complejas: hay que arrancar el corazón y cortarlo en dos, meterle ajos en la boca y clavarle un grueso clavo en la cabeza. En la región de Sajonia lo tienen más sencillo. Un poco de limón en las fauces del neuntoter y listo. Por desgracia, en muchos países, entre ellos España, no se conocen remedios certeros contra los vampiros. Así que si sufren un ataque en algunos de estos países sin técnica documentada, vayan probando suerte con los remedios anteriores. Alguno de ellos sin duda surtirá el efecto deseado, de lo contrario, prepárense para recibir el bocado.

Ver tambiénEditar

Refencias Editar

  1. Guía práctica para matar a un vampiro en Europa

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar