Wikia

Plasniskpedia

Lista de películas espantosas españolas

Discusión0
2.462páginas en el wiki
Artículo principal: Cine español.

Los managersEditar sección

Torrente

Vale más una imagen que mil palabras

Los productores pensaron: "Si Estopa y Melendi tienen éxito, por qué no cogemos a dos actores de moda en televisión y los convertimos en los nuevos chicos..." Lo peor fue que lo llevaron a cabo. La dirigía Guillén Cuervo y salía Paco León, además de Enrique Villén y Manuel Tallafé. La cosa prometía. Resultado: Puta mierda. daba vergüenza ajena verla, y mala hostia. Las canciones son como para llevarlas a Eurovisión, el guión es una mierda de tres pares de cojones, sale María Jiménez hablando de las cosas que se pasa por el coño y la película no remonta el vuelo en ningún momento. Fundir a Los golfos, Estopa y Melendi en estos dos ha resultado un fracaso total.

Café solo o con ellasEditar sección

Jóvenes treintañeros follando, pensando en follar y haciendo chistes de follar. Estas películas surgieron con la única finalidad de que los quinceañeros tuvieran acceso al sexo, pero eso fue cuando no existía Internet y las revistas porno.

Esto es una mierda de consumo rápido, pero no sencillo. Estamos ante los mismos tópicos y chistes de siempre. Las mismas caras, los mismos gestos.

School killerEditar sección

Imitación de la fórmula americana del terror adolescente 20 años después de su tiempo deberían dejarte firmar en el libro de reclamaciones. Esta película es infumable, y ni siquiera la aparición de Paul Naschy, consigue que pueda considerarse de serie B. La peli, pues ya sabéis, en un colegio ocurre una masacre y un porrón de años después un grupo de jóvenes gilipollas decide pasar allí la noche con una nueva masacre que está más cantada que la de Arconada.

Lucía y el sexo Editar sección

Como cualquier otra película de Julio Medem, es una basura que se pudre más lentamente y contamina más que una pila alcalina en un río.

Una camarera pierde a su novio escritor y se va de vacaciones a una isla mediterránea. Aquí hay que plantearse el realismo del que tanto alarde hacen los cineastas españoles. En la isla tendrá diversos encuentros sexuales de distinta índole, vamos, que folla por un tubo porque sino esto no sería cine español.

A golpesEditar sección

Otra más de cine social. Con Natalia Verbeke de boxeadora y Daniel Guzmán de matón mafioso. La película es simplemente ridícula, con este grupo de mujeres que no se resignan a la vida en el barrio y entre entrada y salida de la cárcel deciden introducirse en el mundo de la delincuencia realizando butrones en el centro comercial. Lo tiene todo, malos tratos, consumo de estupefacientes, viejas glorias que creen en un mundo mejor, jóvenes promesas que lo pierden todo por su mala cabeza, embarazos no deseados, mujeres abnegadas, acentos chelis...

Sin duda marcó el principio del fin de Natalia Verbeke, que pasó de ser la más firme promesa de nuestro cine a un florero bonito que meter en "Los Serrano" cuando ya no los ve nadie. Daniel Guzmán tampoco sale bien parado, y el que hace de su hermano pequeño o es un cabrón en la vida real o hace un papelón, bien por él. En general, la película es vergonzosa, y la moraleja es tan original como sutil.

SlamEditar sección

Otra vez la originalidad brilla por su ausencia en esta "road movie" ibérica. Solo hace falta ver el cartel para darse cuenta de la originalidad e inteligencia de la película: frikis, piercings, tangas, 100% salvaje y mucha nata. Ya te tiene que hacer falta el trabajo para salir en esta película. Se dieron cuenta de lo bien que estaban funcionando los festivales musicales y decidieron coger algunos de los guiones de películas que tenían por ahí, los juntaron y salió esto. Es una mierda como un castillo, y es que cuando ni el sexo puede salvarte debes empezar a pensar en lo que estás haciendo.

La monjaEditar sección

Ya lo pone en el cartel: "Reza para no verla", seguro que se refieren al film. Otra vez la misma historia de siempre, pero esta vez con una malvada monja que, por su sadismo, es asesinada por un grupo de jóvenes. Años después, sufrirán su ira desde el otro mundo. La película no es peor que las americanadas del estilo, pero es otra muestra más de este cine clónico en el cual llega un momento en el que no sabes que película estás viendo. Si somos justos, está al nivel de títulos de Hollywood del mismo tipo, pero claro, eso tampoco es bueno.

The mixEditar sección

Es tan mala que hasta se puede decir que es buena, porque mira que es mala. Los cuatro mejores DJs de España se baten el cobre en sus respectivas salas, pero un malvado llamado Larry Killer planea hacerse con el negocio con métodos poco ortodoxos. Los DJs se unen para arruinarlo con una sper fiesta.

No te fallaréEditar sección

La serie juvenil "Compañeros" había sido todo un éxito, y unos iluminados decidieron tomarla como punto de partida para hacer un thriller. Lo absurdo de todo esto es increíble. No tiene nombre, no, es como un navajazo en el costado. Para algunos, supuso el final de sus carreras en televisión, con semejante lastre no podía ser de otra forma. La historia es un sin sentido de los bajos fondos y la droga. Las actuaciones, bueno, reguleras en el mejor de los casos, más por lo absurdo de la historia que por la ejecución. Una película que nunca debió ser realizada.

JA ME MAATEN... Editar sección

Esta "película" está escrita, dirigida e interpretada por Juan Antonio Muñoz el de Cruz y Raya. Se centra en el personaje del gitano Juan de Dios y su familia. Pero no es una película mala, es algo mucho peor. Es insufrible, cutre y no tiene gracia ninguna. No es que sean chiste fáciles sino que directamente hace apología del chiste malo. Todo en la película, hasta los títulos de crédito o la banda sonora, parecen descartes de un programa de televisión, en vez de una producción cinematográfica. La supuesta comicidad de la película se basa en el talento de Juan Muñoz para imitar el estereotipo de un gitano, hablando en calé y utilizando abusando de muletillas. No hay ni un sólo gag en la película que parezca estudiado, reescrito o cuanto menos trabajado; todo te da la impresión que está siendo improvisado o escrito cinco minutos antes del rodaje. Tiene cameos hasta aburrir, pero todos desaprovechados. No llega a la hora y media, y aún así se te hace interminable.

Equipo jaEditar sección

No contento con su totalmente fallida "JA ME MAATEN...", la mitad de Cruz y raya decidió lanzarse en otra absurda y negligente aventura en la cual ni Arévalo ha conseguido que tenga ni puta gracia. La primera vez pensó: "Los gitanos son divertidos", pero la cosa no funcionó, así que esta vez pensó: "ya lo tengo, gitanos disfrazados del Equipo A, eso si que es divertido". Bueno, pues tal vez en un chiste, porque lo que es en una película ya está demostrado que no. Otra más del club de la vergüenza ajena.

Kárate a muerte en TorremolinosEditar sección

Si no supiéramos que la película está hecha aposta así, habría que ejecutar a más de uno, pero este es un caso especial en la lista, porque evidentemente este era el objetivo del film, salir en este tipo de listas. Temboury se ha convertido en nuestro Ed Wood particular, con esta historia en la que los malvados zombis karatekas se enfrentan a la última línea de defensa de la humanidad, los surfistas católicos para detener al malvado monstruo de cartón piedra Jocantaro.

Hot milkEditar sección

Ricardo Bofill tuvo el caprichito de hacer una película, y este tipo consiguió ligarse a Paulina Rubio, nada podía pararle. desafortunadamente para nosotros. La historia es lo más ridículo que uno puede echarse a la cara, el nivel técnico es deplorable, todo es malo e infumable. Llamar a esto cine es demasiado generoso. Esta película, por llamarla de alguna manera, es tan mala que hasta tendrás dificultades en encontrarla en el emule.

Tuno negroEditar sección

Summum de la vergüenza patria, al ridículo condensado en 100 minutos. Una película de terror donde un tuno malvado va asesinado a los malos estudiantes de la universidad. Seguro que pensaron que alguien aun no ha visto una película de Scream cuando decidieron hacer perder el tiempo al espectador. Una copia descarada del original de Hollywood añadiéndole más y más escenas de sexo nacional.

Y encima la vendieron como una historia basada en una leyenda real de la edad media. Pero aun hay más, porque Jorge Sanz, Javier Veiga, Sergio Pazos de los tíos de CQC, Alexis Valdés, Carla Hidalgo, Patxi Freytez y Silke hacen de estudiantes universitarios. Además de un guión estúpido y plano, asistimos a algunas de las muertes más ridículas y peor realizadas de la historia. Cada imagen, cada suceso, es un sinsentido y una muestra de falta de vergüenza notable. Las imágenes "del ordenador", los mensajes del tuno negro, la ambientación... Todo es tan malo que convierte a la película en una comedia negra, una trampa diseñada para hacernos salir del cine con la necesidad de matar o de ser asesinados.

Va a ser que nadie es perfectoEditar sección

Un cojo, un ciego y un sordo juntos de parranda. El gran guión es ver como los tres ligan en una noche, no hay más. Ni un puto gag bien hecho. Una puta mierda irritante que más parece un documental subvencionado por la ONCE que una película que entretenga. Sale Nacho Vidal haciendo de malo. Es el quiero y no puedo. Oristrell lleva años haciendo truños y ahi sigue. Que alguien le diga por favor que se dedique a la publicidad y deje el cine. Mejor que se lo cuente a sus novias, pero que no nos torture más con sus películas (por llamarlo de alguna manera).

Dias AzulesEditar sección

Un grupo de amigos que se dicen te quiero y se abrazan sin ser maricones. Unas tias medio lelas paseando por ahí y mucha discoteca, porritos y cervezas. Es aburrir a más no poder. Es el intentar conectar con el público joven sin saber que el público joven no es tan tonto y simple como les retratan en esa película. El arte de no contar nada en 90 minutos, porque hay que tener arte y tener cojones para gastarse una fortuna en una película. Lo único salvable son las tetas que salen de alguna por ahi, el resto al cubo de la basura.

Cabeza de PerroEditar sección

Irrita sobremanera ese halo de intelectualidad y de como que nos están contando algo superinteresante y profundo cuando es la vida de un niñato que se escapa de la casa de sus padres y que no interesa a nadie. El niño de El Bola haciendo de tio raro. Mucha imagen por ahi suelta en primer plano copiado de mil y una películas independientes norteamericanas. Y mucha gente rara, muy rara. El protagonista tiene un imán para encontrarse con gente demente, al igual que Daniel Diges.

Los BorgiaEditar sección

La idea era buena, eso sin duda, pero cuando vendes una película del montón como si se tratara de una superproducción, te das cuenta de que estos señores nos toman a todos por gilipollas. Con un guión basado en la historia de la familia Borgia, han hecho una de esas películas que españoles e italianos realizaban en los 80. La ambientación no está mal, pero la mayoría de las actuaciones parecen de teatro clásico, porque no se puede sobreactuar más. El trabajo de los actores para meterse en los personajes también tiene su gracia, unos parecen de Vallecas y otros del barrio de Salamanca.

Días de cineEditar sección

Los americanos tienen sus "Scary Movie", "Epic Movie", etc y antes sus "...como puedas". Nosotros tenemos nuestros "Días de...", en este caso, "de cine". Una vez más nos toman por tontos. Los últimos años, el éxito se ha basado en colocar a los actores de "moda" en cualquier papel, cuantos más mejor, y pones chistes y chistes, esperando que todo funcione. Pues bien, en este caso no funciona. A la media hora te estás cagando en el cine español y en todos los días del mundo. Llegas a coger asco a los actores de "Aquí no hay quien viva", y Fernando Tejero empieza a dejar de caerte bien hasta que desearías asesinarlo con tus propias manos. Si "Días de fútbol" fue un puntazo, "Días de cine" es una película fallida (porque una mierda queda muy soez), pretenciosa y carente de sentido, que más que homenajear al cine español, lo pone en una difícil situación.

Tirante el blancoEditar sección

Que conste que nunca nos quejaremos de que en las películas hayan tetas y culos, y que cualquier situación justifique una buena sesión de folleteo, pero es que se han pasado. Vicente Aranda ha cambiado la épica de las batallas medievales por los líos de faldas porque según reza el lema de la película: "En un mundo en guerra, el arma más poderosa es la virginidad de una princesa". Por lo menos tenemos a Leonor Watling y a Esther Nubiola enseñando cacho, pero salvo las escenas en las que se encuentran desnudas y jadeando, la película es más aburrida que ver crecer la hierba. La acción brilla por su ausencia, y es el erotismo (una vez más) lo único que salva la película.

Yo soy la JuaniEditar sección

Chonis, bakalas, tuning, marginales... Bigas Luna se dio cuenta de los temas que interesan a la muchachada de nuestros días. Un fiel reflejo de la sociedad española. "La Juani es lo +", reza el cartel, hace unos años hubieran dicho que "La Juani es dabuten", o "fetén". Una Jenny del extrarradio decide cambiar su vida a base de comprar en MANGO y así llegar a ser una actriz de renombre. Para ello deberá dejar atrás mucho lastre, como el peso muerto de su novio (Dani, el del canto del loco, con su voz profunda y varonil) y tirar pa'lante, como diría Bigas. Lo cierto es que al menos Veronica Etxegui le ha echado huevos y consigue una actuación digna, no muy forzada (que es lo que suele ocurrir en este estilo de películas). Sin embargo, empezamos a estar ya cansados de los dos temas del cine español: "la guerra civil" y "la crítica social de extrarradio". Encima se rumorea que habrá segunda parte: "La Juani en Hollywood", tócate los cojones.

NinetteEditar sección

El único que merece ser felicitado por su trabajo es el cirujano de Elsa Pataky y, sinceramente, si queréis ver una película porque la protagonista está buena os recomendamos ver porno. El peor acento francés de una actriz a lo largo de la historia lo podéis ver aquí, aunque teniendo en cuenta que Francia es odiosa, quizás esto sea un punto positivo.

La máquina de bailarEditar sección

Esta mierda huele mucho, aunque a ratos lo hace bien. Absurda hasta más no poder, nos recuerda a las producciones ochenteras americanas de "niño que tiene que salvar la granja de su abuelo participando en un concurso mundial de Super Mario para el cual debe cruzar el país haciendo auto stop y viviendo múltiples y alocadas aventuras", pero en cutre (más aun). ¡Por dios, monjes shaolin que entrenan a un chino para ser el mejor jugador del mundo de "la máquina de bailar"!. ¿Qué cojones es esta mierda?. Para colmo, incluye múltiples guiños al mundo del cine y los videojuegos, pero realizados de una forma que da vergüenza ajena y mucha penita. Segura está bien, en algunos ratos llega a ser gracioso y hasta entrañable. Después poco más, chistes de homosexuales, Corbacho actuando como el culo y un mundo de música y color que puede entretenerte si estás fumado o has ingerido setas alucinógenas.

Desde que amanece apeteceEditar sección

Si Kira Miró sale en una película van a pasar dos cosas: enseñará tetas y la película será un truño. Para colmo, estamos ante un título que estaría bien para una película porno, pero que en este caso es bastante ridículo. La película es mala, Gabino Diego repite papel por enésima vez, Arturo Fernández resulta más pesado que las reposiciones de "Cosas de casa", y encima sale Loles León.

Torrente 3 Editar sección

Sobrepasa los límites en cuanto a películas de mierda. No sólo es mala, es despreciable, y ver como otros disfrutan con esto te hace querer abandonar el mundo.

Que se mueran los feos Editar sección

Nacho G. Velilla, su director y coguionista, tira de su equipo de guionistas de las series de éxito como 7 vidas y Aída tratando de adaptarla al cine. Llena de argumentos idiotas, humor patético y lenguaje destroyer. Lo de las escenas de sexo cañeras gratuitas para poner caliente al personal de la sala es cosecha española. Las subhistorias que la rodean carecen de interés, para dejar finalmente la apariencia de que se han metido para rellenar minutos. La incapacidad de aportar el más mínimo garbo a una narración sosa, encorsetada y estiradísima encuentra su máximo exponente en el siempre agradecido Juan Diego, Pepito Grillo del protagonista bautizado como Auxilio, nombre que subraya la imposibilidad del equipo responsable de la película de confiar en el buen criterio del espectador, sobradamente capaz de discernir las intenciones y motivaciones de los participantes. Un permanente pulular de extras y figurantes sacados de los seriales televisivos en los que se forjaron Velilla y compañía, que habrán pasado un buen rato ajenos a las consecuencias que la falta de dirección artística tiene en última instancia en la retina del espectador. Y todo ello a ritmo de Mocedades y, evidentemente, Los Sirex, que al menos aportan un simpático toque retro al deslucido conjunto.

Películas aburridasEditar sección

  • El triunfo: El Nen, Palito, Topo y Tostao son un grupo de amigos de un barrio marginal de los años 80 cuya única misión en la vida es triunfar en el mundo de la rumba. El Nen descubre porqué desapareció su padre años atrás, un refutado bailaor rumbero, y se enfrenta a la duda si vengar la desaparición de su padre o triunfar en el mundo de la rumba.
  • Gitano: Andrés Heredia sale de la cárcel donde ha pasado dos años por un delito que no cometió. El patriarca gitano le espera, y Heredia tendrá que hacer frente a la ley gitana y al reencuentro con su pasado.
  • Los lunes al sol: Pues va de unos que no encuentran trabajo y se pasan el día charlando y tomando el sol.
  • Barrio: Fernando León ataca de nuevo. Agarraos los machos.

Es verano en Madrid y todo dios se ha ido a la costa, pues la película va de tres amigos de barrio que se quedan en Madrid aburridos y si los protagonistas se aburren, imaginaos los espectadores.

  • El abuelo: Rodrigo de Arista se ha hecho viejo y vuelve sin un duro de América al pueblo donde siempre vivió, allí se reencuentra con su pasado y descubre que tiene dos nietas, pero una de ellas es de una aventura extramatrimonial de su nuera. Fin.
  • La vida secreta de las palabras: Cual plaga de Egipto, Isabel Coixet se ha propuesto martirizarnos hasta límites insospechados. En esta ocasión, la Coixet nos cuenta que en una plataforma petrolífera alejada de la mano de Dios, un trabajador tiene un accidente y pierde la vista temporalmente, pues una chica se va para allá a cuidarle y se van enamorando poco a poco. Mientras, Javier Cámara sale de vez en cuando por la película.
  • La buena estrella: Se juntan a vivir un carnicero castrado y una tuerta preñada, pasa un rato de película mientras crían a la hija de ella después de parir y luego aparece el ex amante de ella a montar la movida. Al final viven los 3 juntos aceptándose tal como son, con sus defectos, virtudes y miserias. Para echarse a temblar.
  • Solas: María es una chica que vive en un barrio conflictivo junto con su madre. Ella trabaja de chica de la limpieza, y su madre fue maltratada por su pareja durante mucho tiempo. Tienen un vecino viejo que vive con un perro. Esta película es un timo que va de "soledad" y todas esas cosas que salen en las películas de más arriba.
  • Martín Hache: Martín es un director de cine bonaerense que vive en Madrid. No quiere reencontrarse con su pasado y odia su país. Luego tiene un hijo y le llaman Martín, pero como son unos hijos de puta, van y le llaman todos "Hache". Tiene cojones la cosa.
  • Pajarico: El protagonista de esto es Manu, un chavalín de 10 años que se va con su familia a Murcia mientras sus padres se divorcian. Allí conocerá el amor y se convertirá en un adulto. ¿Hace falta una hora y media para contar esto?.

Otras mierdasEditar sección

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio