FANDOM


Fascinación, repetición, adoración, propagación, cansancio y tendencias suicidas son las cinco fases por la que pasan los oyentes a quienes se les ha pegado la cancioncita del verano. No todas las personas tienen por qué sufrirlas ni tienen que llegar en este orden. Cuando escuchamos la canción del verano, pasamos con ella por estas fases habituales. Dependiendo de lo pegadiza que sea la canción, y de su mayor o menor popularidad, el tiempo en que trasncurren estas fases puede variar, pero su contenido suele ser siempre el mismo.

Fascinación Editar

Esto ocurre en el mismo momento de escuchar la canción. Descubrimos que no podemos dejar de prestar atención a su estribillo, y en cuanto acaba nos damos cuenta de que nuestro cerebro sigue fijado en ella, como ocurre con las luces brillantes en la retina.

Repetición y adoración Editar

Casi inmediatamente sentimos una terrible compulsión por volver a escucharla. Nos guste o no, tarde o temprano nos rendiremos a ella. Eso es lo odioso de esta fase. Tanto si la canción te gusta o te parece divertida, como si la detestas, no podrás evitar sentir el deseo manifiesto o latente de volver a oírla. Ante su sonido tus defensas se debilitarán, como si estuvieras ante la persona de la que estás enamorado. Te volverás tonto, y no podrás dejar de seguir el ritmo de la canción, canturrearla, silbarla, o todo a la vez.

Propagación Editar

Como un virus se contagia a todos tus amigos y conocidos. Si te gusta, no podrás dejar de querer compatirla. Si la odias, no podrás dejar de querer compartir tu odio. Sea como sea, los que te rodean no estarán seguros durante esta fase. Un aislamiento provisional puede ser recomendable.

Cansancio Editar

Termina por morir él sola, sin más tratamiento que las defensas naturales. Llega un punto en que ya no quieres canturrear el estribillo, ni sientes esas ganas de volver a escucharlo.

Tendencias suicidas Editar

Si la canción fue especialmente contagiosa en el momento de propagación, esta última fase puede adquirir una gran intensidad. Aquí llega el punto en que no sólo se habrá difuminado ese deseo de volver a escuchar el estribillo, sino que de hecho surge un gran deseo de no escucharlo, bajo ningún concepto. Como suele ocurrir en los procesos de desintoxicación, la exposición del paciente a la toxina puede propocionarle un gran dolor. Si no puede evitarse la escucha de la canción, recomendamos mantener alejados todos los elementos punzantes o cortantes. Incluso puede ser bueno que el sujeto tenga las manos atadas, para evitar que se sienta impelido a arrancarse las orejas.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar